miércoles, diciembre 16, 2009

JIMMY THACKERY & THE DRIVERS - SINNER STREET

Difícilmente sea posible ver a Jimmy Thackery sin su guitarra a cuestas y sin su sombrero estilo texano. También es poco probable que quien escuche alguno de sus discos después no quiera oír otro. Es que la imagen de Jimmy Thackery, la de un bluesman apasionado y expeditivo, está muy ligada a su forma auténtica y visceral de interpretar el blues.



Hoy Jimmy Thackery es uno de los artistas de la escena blusera estadounidense que más gente convoca a sus shows. Y además es uno de los más codiciados en los festivales de blues. Thackery es un virtuoso como pocos, que combina lo mejor del blues tradicional de Chicago y Texas con una excentricidad que desarrolló escuchando a Jimi Hendrix.
Thackery nació en Pittsburgh el 19 de mayo de 1953, pero se crío en la ciudad de Washington. La historia de este amante de las Fender comenzó a escribirse a fines de la década del sesenta cuando, en el colegio secundario, formó una banda con el hermano de Bonnie Raitt, David. Sus gustos musicales estaban todavía en desarrollo y fue clave cuando David Raitt le hizo escuchar el disco de Buddy Guy "This is the blues". "Ese albúm me voló la cabeza", declaró el Thackery durante una entrevista. Sumado a eso, Thackery vio en vivo a Buddy y también a Jimi Hendrix, en uno de sus últimos shows. Después de esos conciertos, su vida cambió.
Thackery siguió tocando en pequeños bares de la Capital estadounidense y fue conociendo gente. Uno de esos personajes fue el guitarrista Bobby Radcliff, que después le presentó al armonicista Mark Wenner. Así, en 1972, nacieron los Nighthawks, una banda que supo ganarse el mote de "el grupo más trabajador de los Estados Unidos". Además de Thackery y Wenner, estaban el bajista Jan Zukowski y el baterista Pete Ragusa. Editaron su primer disco "Rock and Roll" para el sello Aladdin ese año. Pero el éxito recién llegaría cuatro años más tarde, en 1976, con la edición del hasta hoy mejor disco de la banda: "Open all night", con la participación del legendario pianista de Chicago Pinetop Perkins. Si bien no fue un disco innovador, el álbum sonaba sincero y auténtico, y acaparó buenos comentarios de la crítica. Durante esa época, los Nighthawks tocaron varias veces como teloneros del gran maestro del blues de Chicago, Muddy Waters.
En los años siguientes los Nighthawks siguieron tocando por todo los Estados Unidos, Canadá, Europa y hasta Japón. Hasta que en 1987, después de haber grabado más de 20 discos, Thackery (quien le ponía la cuota de adrenalina a la banda y se hizo su propia reputación de virtuoso) decidió abandonarlos para seguir su carrera solista.
Bajo el nombre de Jimmy Thackery and the Assassins (un sexteto de R&B), salió a recorrer los bares de la Costa Este y grabó tres discos para un sello independiente, pero sin mucho éxito. Entonces en 1991 se unió al bajista Wayne Burdette y al baterista Mark Stusto y formaron Jimmy Thackery and the Drivers. Rápidamente la banda comenzó a hacer estragos hasta que los directivos del sello Blind Pig se fijaron en ellos. Así nació "Empty Arms Motel", el primer disco solista de Thackery. Un álbum de pura pirotecnia blusera con una selección de temas muy precisa: combinó canciones de su autoría con los clásicos Red House (de Hendrix), Paying the cost to be the boss (de B.B. King), Rude Mood (de Stevie Ray Vaughan) y Honey Hush (de Lowell Fulson). "Empty Arms Motel" no debe faltar en la discografía de ningún blusero.
Dos años después, el sello Blind Pig editó un disco acústico que Thackery había grabado en 1985 junto al guitarrista de Louisiana John Mooney. "Sideways in paradise" se grabó durante una visita de los dos músicos a Jamaica. El segundo álbum de Thackery con los Drivers apareció en 1994. "Trouble man" fue producido por Jim Gaines (el mismo que trabajó con Stevie Ray Vaughan, Santana y Steve Miller). "Pura dinamita", así calificó al disco la prestigiosa revista Blues Revue.
Para entonces, Thackery ya era uno de los guitarristas más respetados del género. Y cada concierto que daba era ante salas llenas. La ferocidad y la pasión que ponía en cada uno de esos shows fue reflejada en el disco en vivo "Wild Night Out", editado por Blind Pig en 1995. Las revistas Guitar Player y Vintage Guitar dijeron de él: "El tono arrollador de Thackery y el trabajo arenoso de su guitarra son inmediatamente identificables. Sus surcos rítmicos tienen una libertad que Hendrix habría envidiado".
En 1998 Blind Pig editó "Switching Gears", que contó con la participación de los guitarristas Joe Louis Walker y Lonnie Brooks. Dos años después Thackery se volvió a juntar con el productor Jim Gaines para el álbum "Sinner Street", el último que el guitarrista grabó para Blind Pig. Ese año también cumplió un deseo que tenía desde fines de la década del sesenta. Junto a su amigo David Raitt grabaron "That's It", para el sello Blue Rock'it, que fue producido por el hermano de Robben Ford, Patrick.
En 2001 se tomó un breve descanso, pero sólo de los estudios: su nombre figuró en las carteleras de varios festivales de blues que se organizan en los Estados Unidos. Pero en 2002, Thackery firmó un jugoso contrato con el sello Telarc. Ese año editó dos discos. Primero fue "We got it", dedicado al legendario cantante blanco Eddie Hinton. Y después, junto al guitarrista de Louisiana Tab Benoit, grabó "Whiskey Store", un álbum de blues pero con algunos guiños al rock clásico con temas como Unknown Legend (de Neil Young), The Last Time (de los Rolling Stones) y Leopard-Skin Pill-Box Hat (de Bob Dylan). Además de Thackery y Benoit participaron el armonicista Charlie Musselwhite y los Double Trouble Chris Layton y Tommy Shannon.
La discografía de Thackery creció aún más en 2003. Grabó "True Stories", incorporando a los Drivers al saxofonista Jim Carpenter, que le dio un sonido aún más rockero a la banda. En "True Stories" se dio el gusto de volver a homenajear a Roy Buchanan, uno de sus ídolos y mentores (ya había versionado una canción de él en "Switching Gears"). Además Telarc editó un disco compilación de todos temas instrumentales de Thackery bajo el nombre de "Guitar", con la colaboración de Duke Robillard. También participó de dos discos tributos del sello Telarc. Tocó Why don´t we do it in the road? para "The blues white album" (homenaje al álbum blanco de los Beatles) e hizo una versión de Rocks off, de los Rolling Stones para "Exile on Blues Street". Un año después Telarc no perdió el tiempo y amplió el éxito de Thackery y Benoit juntos con el disco "Whiskey Store Live"
"Healin' ground" salió al mercado en abril de 2005. La mayoría son canciones de Thackery en colaboración con sus músicos. Pero la perla de este disco es el clásico de Henry Mancini, A shot in the dark, donde los punteos de Thackery desbordan la dimensión conocida. Para su último disco, que apareció en las comercios estadounidenses en junio de 2006, cambió de sello discográfico: Rykodisc editó "In the natural state", en el que el guitarrista, secundado por los Cate Brothers, se balancea entre el blues y el country.
Jimmy Thackery, con su sombrero texano y su fender a cuestas, sigue tocando y lo hará, seguramente, hasta el día en que muera. Porque lleva el blues en la sangre y sabe bien de que se trata: pura pasión y entrega.


Tracks :

  1. Grab the rafters
  2. Bad news
  3. Sinner street
  4. Lovin' my money
  5. Chained to the blues
  6. Detroit iron
  7. Hundreds into ones
  8. Never enough
  9. Million dolar Bill
  10. Havin' a heart
  11. Blues fore down

http://www.megaupload.com/?d=9V43EMPI